Nuestro servicio de odontología infantil en Pineda de Mar recibe consultas a menudo sobre las molestias que puede suponer para los niños venir al dentista. Aunque la frecuencia de visitas en nuestro país ha aumentado y ya no hay miedos irracionales (casi todos hemos tenido la posibilidad de derribar mitos) los pequeños siguen sacando nuestra parte más protectora.

En los tratamientos de odontología infantil en Pineda de Mar solemos usar dos tipos de anestesia, la tópica y la local. La tópica, gel, spray o crema, se aplica para insensibilizar un poco zonas pequeñas de la boca, sobre todo para que no duela el momento de pinchar con la aguja para poner, precisamente, anestesia local. Suele estar basada en lidocaína o benzocaína, y tenemos que secar la zona y usar algodón.

La anestesia local es una vieja conocida de la odontopediatría, y entendemos que es buena idea por muchos motivos. No solo les ahorramos molestias y dolores hoy sino que conseguimos que la experiencia del dentista sea recordada por el niño como poco amenazante y esté receptivo a sus consejos y a próximos encuentros. El momento de la infiltración se nota igualmente, pero casi siempre provoca una eliminación del dolor casi total en toda la sesión en Clínica Dental Les Mèlies.

El dolor no depende solo de las sensaciones directas y físicas, digamos, sino también de la actitud, del ambiente que se cree, de si el niño viene nervioso al dentista o no… Para evitar esos componentes psicológicos del dolor tenemos otras herramientas. Estamos acostumbrados a comunicarles sensaciones positivas, a entretenerles y a premiarles.