En los centros de odontología infantil Pineda de Mar saben que tener una buena salud bucodental y una buena sonrisa tiene unas repercusiones muy positivas en el desarrollo emocional de los niños. Cuando los niños cambian su dentición provisional a la definitiva, podemos observar irregularidades en la salud de sus piezas dentales que, a la larga, pueden desencadenar problemas psicológicos basados en el área personal y social.

El niño que tiene una dentadura desviada puede sufrir problemas de autoestima y autoconcepto que pueden marcarle en su desarrollo personal de manera muy negativa. Su aspecto puede no ser favorable para él y esto puede crearle situaciones de vergüenza e incluso de retraimiento. Con el tiempo, estos problemas pueden crear problemas psicológicos graves, como depresión o ansiedad. En cambio, si la dentadura es correcta, el niño se siente seguro y reforzado, pues su imagen es aceptada por él mismo. En este sentido, resulta muy beneficioso buscar servicios de odontología infantil Pineda de Mar.

Además, poseer una dentadura desviada también puede tener sus repercusiones negativas en las relaciones sociales. Los problemas de estética pueden llegar a crear cierto rechazo social, lo que puede conllevar dificultades a la hora de relacionarse con otros niños y crear su círculo social. Si esto ocurre, el niño pone en peligro la evolución social y el desarrollo de sus habilidades sociales. A su vez, estas dificultades podrían traer problemas en su día a día, que irían generalizándose a otras facetas personales.

Por todo ello, tener una buena sonrisa es un factor de prevención de la buena salud personal y social de los más pequeños, que irá reforzándose poco a poco, a medida que pasen los años. Son aspectos a tener en cuenta para prevenir problemas psicológicos en los niños. En la Clínica Dental Les Mèlies trabajamos para evitar estos tipos de problemas.