Si les preguntáramos a los pacientes de las clínicas dentales de Pineda del Mar, Barcelona, si siguen a diario una correcta higiene dental, seguro que todos ellos responderían de forma afirmativa porque se cepillan los dientes después de cada comida. Sin embargo, si les preguntásemos cada cuánto tiempo utilizan la seda dental o los cepillos interdentales, más de un 80% reconocería que lo utiliza menos de una vez a la semana.

En ocasiones anteriores hemos hablado de lo importante que es la eliminación de la placa dental y del cepillado después de cada comida, pero desde las clínicas dentales de Pineda del Mar tenemos que insistir nuevamente en que, incluso para quienes utilizan cepillos eléctricos hay zonas en donde éstos no son capaces de llegar por lo que esas zonas se convierten, en apenas unos días, en una fuente de sarro y bacterias.

Algunos de nuestros pacientes ni siquiera han oído hablar del hilo dental, lo que quiere decir que no lo utilizan nunca. Por eso vamos a utilizar este espacio para contarte cómo debes utilizarla. Empieza por cortar un trozo de unos 30 ó 35 cm de largo y enróllalo alrededor del dedo índice de una de tus manos. Suelta una de las puntas y dale una vuelta por el mismo dedo de la otra mano dejando un espacio de unos 2 cm entre medias. Ese trozo de hilo es el que debes introducir en el espacio que hay entre los dientes y hacer con él un movimiento de vaivén procurando que frote tanto al diente de un lado como al del otro.

Cuando hayas pasado tanto por la parte de arriba como por la de abajo, desde la Clínica Dental Les Mèlies te recomendamos que te enjuagues con un buen colutorio para eliminar cualquier resto de placa.